Consultas Breves y Sobrecarga laboral

ingresar-spacing

Cuando la lógica lineal incrementa los gastos y baja la productividad y la rentabilidad

ingresar-spacing

 

En los últimos años se ha producido un cambio importante en la organización de los sistemas de salud de la mayoría de los países,

involucrando la calidad de la atención médica como uno de los pilares fundamentales en la prestación de los servicios de salud.[1] El Colegio Médico Americano recomienda incrementar los esfuerzos para mejorar la calidad de atención enfocándose en la preservación de la relación con el paciente. Reconoce que el tiempo dedicado a la consulta es uno de los elementos de mayor calidad en la atención médica y una condición necesaria para el desarrollo de una relación adecuada con los pacientes.[2] La mayoría de los estudios que abordan el tema de la cantidad de tiempo adecuada para una consulta indican que la misma debe oscilar entre 18 y 20 minutos.

En un contexto en el que los salarios son un elemento central en la estructura de costos (Se estima que para un sanatorio o clínica, los salarios representan el 70% del total[3] o más) y en el que la demanda en la atención de salud se ha incrementado en forma notoria (por el aumento de la expectativa de vida y por una población de pacientes cada vez más informados e involucrados en la atención de su salud, entre otros factores)  ha llevado a muchas organizaciones sanitarias a acortar el tiempo de las consultas.

Desde un punto de vista económico-financiero, queda claro que ajustar la variable “tiempo” y la carga de trabajo para responder a la demanda creciente resulta lógico si se lo piensa como una ecuación lineal (obtener el máximo beneficio de las horas de trabajo de los profesionales en la nómina).  Pero a veces, las soluciones que parecen más “lógicas” no lo son tanto si se contemplan otras variables y otros puntos de vista.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

La Resignación en las Empresas. Cuatro Claves para Romper la Inercia

 

Resignación en Personas y en Empresas

La Resignación es un estado de ánimo en el que las personas “nos dejamos vivir”, en la profunda convicción de que nada puede cambiar, de que no queda otra cosa que aceptar cualquier circunstancia como inevitable e inmodificable. La Resignación es inercia, es darse por vencido. No en vano Balzac la llamaba “el suicidio cotidiano”.

Como la Resignación nos conduce a la pasividad, a la inacción y a la rutina extrema (aunque duela), seguimos haciendo las mismas cosas que hacemos siempre y de la misma manera. Por lo tanto, los resultados que obtenemos son los mismos de siempre o peores, lo cual, a su vez, refuerza el estado de ánimo resignado.

De la misma forma que sucede con las personas, las organizaciones también pueden estar marcadas por la Resignación. La empresa resignada primero se estanca, no crece y luego de un tiempo más o menos variable, perece, a menos que, a alguien se le ocurra hacer algo diferente, es decir: cambiar, romper la inercia.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Cómo bajar Costos en Salud: Disminuir Errores

 

En Medicina, denominamos Error a un acto u omisión que lleva o puede llevar a un resultado imprevisto y no deseado.  El error es casi un tema tabú y difícil de abordar entre colegas, principalmente en culturas como las latinoamericanas, en las que el error y el fracaso son básicamente castigados y en las que se desperdicia la oportunidad que éstos ofrecen para aprender, progresar[1] y además, ahorrar dinerocostos-salud

Desde el artículo de Brennan, Leape y colaboradores en 1991[2] y la publicación de “Errar es humano” en 1999[3] se han hecho muchos esfuerzos orientados a la seguridad del paciente, como las Mejores prácticas de Seguridad (National Quality Forum) en 2003, la Alianza Mundial por la Seguridad del Paciente en 2004, los Objetivos nacionales de seguridad del paciente (Joint Commission), las soluciones para la seguridad de los pacientes de la OMS en 2007 (OMS/Joint Commission), los Patient Safety Indicators (AHRQ), la creación de asociaciones nacionales (US; UK; Canadá, Australia), de ONGs específicamente abocadas al tema (Ej: IHI, NQF) y la creación de Comités de Seguridad del Paciente Hospitalario.

Sin embargo, los avances que se han realizado respecto de la disminución de los errores en la atención de los pacientes es muy poco. Un trabajo en Estados Unidos en 2010 con 2300 historias clínicas, los autores encontraron que el 18% de los pacientes fueron dañados, el 2,4% murieron por eventos adversos y el 63% de los daños eran prevenibles.[4] En otro estudio se señala que, como mínimo, 210.000 personas morirían por año en los EE.UU. por errores prevenibles en hospitales y la cuenta se podría extender a más de 400.000 pacientes por año.[5]

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

La Comunicación como elemento clave en las Organizaciones Sanitarias

spacing

En las organizaciones de salud, la Comunicación juega un papel esencial dado que atraviesa todos los procesos y a todas las personas involucradas en la atención sanitaria.

En una descripción simplificada, podríamos decir que en las organizaciones que brindan servicios de salud existen tres instancias comunicacionales principales:

  • Comunicación externa
  • Comunicación interna
  • Comunicación con el paciente (instancia crítica)

El siguiente gráfico resume estas tres instancias.

comunic-organiz

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Burnout profesional en las Organizaciones Sanitarias

 

Los profesionales de salud son quienes  se ven más afectados por el síndrome de desgaste o burnout en todo el mundo.  Las tareas asistenciales y la convivencia cotidiana con el sufrimiento y con la muerte los predisponen y los tornan en extremo vulnerables  para padecerlo. Además, durante su formación profesional, ni médicos ni enfermeros reciben herramientas adecuadas para la prevención del síndrome, motivo por el cual quedan expuestos apenas finalizan su paso por la universidad y comienzan a ejercer la profesión.

burnout5

El burnout es el resultado tanto del  estrés laboral crónico como de los mecanismos de defensa que se ponen en juego para soportar las presiones del entorno asistencial. Esta conjunción causa estragos en la vida personal y profesional de quienes cuidan a otros y también en las organizaciones sanitarias que soslayan el problema.

El desgaste profesional es un proceso que no se presenta en forma brusca sino larvada y que se manifiesta con trastornos emocionales, conductuales y físicos.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Medicina Basada en Evidencias: certezas e interrogantes

La Medicina Basada en Evidencias (traducción poco feliz de Evidence-Based Medicine – Medicina Basada en Pruebas) cobró gran difusión a comienzos de los ’90 de la mano de los doctores David Sackett y Gordon Guyatt, y del Evidence-Based Medicine Working Group” de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá.  Quizás el mayor mérito de la MBE es defender una metodología precisa para la evaluación de la información científica y un ordenamiento jerárquico de las evidencias. Aunque los ensayos clínicos controlados de grandes dimensiones o el metaanálisis de ellos se consideran como la mejor fuente para la toma de decisiones terapéuticas, la MBE permite pensar los “niveles de evidencia o certeza”, es decir la fuente real de prueba con la que sustentamos nuestras decisiones cotidianas.[1]

La MBE consiste en el uso consciente, explícito y juicioso de las mejores y más actuales evidencias o pruebas en la toma de decisiones sobre el cuidado de los pacientes. Practicar la Medicina Basada en Pruebas significa integrar la competencia clínica individual con la mejor evidencia clínica externa disponible a partir de la investigación sistemática. La MBE establece criterios para la evaluación de dichas pruebas, siendo los metaanálisis y los ensayos clínicos aleatorizados y controlados los que ofrecen pruebas más sólidas dejando a la opinión de expertos en el último lugar.

Esta clasificación del nivel de evidencias podría plantear una contradicción: los profesionales que  deben seleccionar y aplicar las pruebas sobre la base de su competencia clínica individual son los calificados con el nivel más bajo de evidencia. Cabría preguntarse entonces  ¿La experiencia individual no sirve como prueba y sirve para ser aplicada en una consulta concreta? Tal vez esto tenga alguna influencia en la resistencia que se observa en algunos profesionales a la hora de aplicar la medicina basada en pruebas.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Procesos mentales en la consulta médica: mediciones y mejora continua

 

El médico y el paciente ingresan a la consulta con su físico, con sus emociones y también con sus pensamientos.  Una vez dentro, procuran expresarse y escucharse de la mejor manera posible para que, al salir, el resultado de su interacción sea favorable para la salud del enfermo y para el bienestar de ambos.

Auscultation_of_a_women

Tanto el desarrollo de la consulta médica y sus procesos como el resultado final de ésta son responsabilidad del profesional que la conduce. Y no basta con ponerle el título de “atención médica centrada en la persona o en el paciente” si el profesional desconoce cómo influir en los procesos comunicacionales, emocionales, físicos y mentales que se producen en la intimidad de la consulta.

Suponer que el médico piensa un 100% en lo que dice el paciente o en el problema que lo llevó a la consulta es simplemente irreal y carece de sustento, porque tanto para el médico como para cualquier otro mortal de nuestra especie, no es posible anular por completo la conversación interior que cada uno de nosotros lleva consigo siempre. Hablar con uno mismo, esa conversación interior, forma parte del ser humano. Los resultados de la consulta médica dependen en gran medida del volumen y del contenido de esa conversación interior del médico.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Procesos Emocionales en la Consulta Médica: Riesgos y Costos de la falta de Gestión y Posibilidades de Intervención.

 

En la intimidad de la consulta entre el médico y el paciente, los “Procesos” que tienen lugar en esta interacción, han sido abordados por los establecimientos sanitarios hasta el momento en términos de entradas (médico y paciente) y salidas (satisfacción del paciente y resultados en su salud). Por este motivo, en un post anterior, decíamos que la consulta médica constituye la “caja negra” de la gestión por procesos. Dejar la gestión de estos procesos librada al azar es riesgoso y puede ser muy costoso para las organizaciones.

De la compleja trama de interacciones entre el médico y el paciente en la consulta, los procesos emocionales tienen una importancia superlativa por dos motivos principales. Por un lado, las emociones son las que condicionan en gran medida la satisfacción y los resultados que obtiene el paciente en su salud. Y por otro lado, porque su abordaje inadecuado, es decir, evitar, soslayar o ignorar las emociones por completo (las propias de los médicos y las de los pacientes) puede tener consecuencias devastadoras para ambas partes y para la organización sanitaria en su conjunto (burnout profesional, ausentismo, baja adherencia al tratamiento, errores médicos, quejas, litigios judiciales, medicina defensiva, entre otras consecuencias) con el  consiguiente incremento de los costos que estas consecuencias implican.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Consulta Médica: Procesos Claves para la eficiencia y la excelencia

 

La Consulta Médica es la esencia de la prestación sanitaria. Introducirnos en su interior permite detectar oportunidades costo-efectivas para mejorar la calidad de la atención, incrementar la satisfacción de los pacientes con el servicio y al mismo tiempo aumentar el bienestar de los profesionales con su trabajo y bajar costos (menos quejas, litigios, ausentismo, rotación de personal, burnout…) Es abrir la “caja negra” de la gestión por procesos.

Las características del mercado actual están provocando grandes desafíos para las organizaciones sanitarias, que se ven en la necesidad de buscar nuevos métodos y estrategias que les permita ser más competitivas y eficientes. Uno de los métodos más eficaces para alcanzar esta ventaja competitiva es la implementación de un modelo de calidad, centrado en la mejora continua y en la satisfacción del paciente.

PDCA_Process

Al tener en cuenta los procesos necesarios para la prestación de servicios, las organizaciones adquieren una visión más clara de las tareas y actividades que realmente son necesarias y de la forma en la que interactúan unas con otras. Esta perspectiva permite comprender mejor los procesos, detectar riesgos y oportunidades de mejora, y alcanzar una mayor eficiencia.

La validez y el reconocimiento de este enfoque para alcanzar la Calidad, viene avalado por los diversos modelos de gestión de la calidad y normas de referencia, como es el caso de la ISO 9001, que diversos establecimientos sanitarios ya poseen.

Lo que todavía no se había logrado, hasta donde sabemos, es el mapeo de los procesos que se llevan a cabo en el interior de la consulta, en la interacción del médico y el paciente. Ahora es posible realizar mediciones específicas y diseñar intervenciones para la mejora continua en el mismo corazón de la atención sanitaria.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!