Procesos mentales en la consulta médica: mediciones y mejora continua

 

El médico y el paciente ingresan a la consulta con su físico, con sus emociones y también con sus pensamientos.  Una vez dentro, procuran expresarse y escucharse de la mejor manera posible para que, al salir, el resultado de su interacción sea favorable para la salud del enfermo y para el bienestar de ambos.

Auscultation_of_a_women

Tanto el desarrollo de la consulta médica y sus procesos como el resultado final de ésta son responsabilidad del profesional que la conduce. Y no basta con ponerle el título de “atención médica centrada en la persona o en el paciente” si el profesional desconoce cómo influir en los procesos comunicacionales, emocionales, físicos y mentales que se producen en la intimidad de la consulta.

Suponer que el médico piensa un 100% en lo que dice el paciente o en el problema que lo llevó a la consulta es simplemente irreal y carece de sustento, porque tanto para el médico como para cualquier otro mortal de nuestra especie, no es posible anular por completo la conversación interior que cada uno de nosotros lleva consigo siempre. Hablar con uno mismo, esa conversación interior, forma parte del ser humano. Los resultados de la consulta médica dependen en gran medida del volumen y del contenido de esa conversación interior del médico.

El nivel de “presencia” mental del profesional durante la consulta incide de manera directa en su capacidad de escucha, en la calidad del servicio que brinda y en la posibilidad de cometer errores.  Influye en forma categórica en su desempeño, en sus vínculos interpersonales, su efectividad,  su manejo del estrés y en su  calidad de vida.

A fin de medir la disposición de las personas para estar atentas y conscientes de la experiencia del “momento presente” se desarrolló la Mindful Attention Awareness Scale (MAAS), una escala sencilla y de rápida administración que evalúa de forma global esta disposición. La escala MASS es un breve cuestionario de 15 ítems que utiliza una escala tipo Likert de 5 puntos para las respuestas. En su versión en español, el instrumento posee buenos índices de fiabilidad (α de Cronbach de 0,89), puede ser utilizado en sujetos con o sin experiencia en meditación.

La aplicación de esta escala en los establecimientos sanitarios permite conocer el nivel de presencia de los profesionales de la organización, ya sea por sector y/o por especialidad. La combinación de esta medición con la Escala de Empatía Médica de Jefferson, brinda a la organización la posibilidad de explorar los procesos que tienen lugar dentro de la consulta médica y de implementar acciones efectivas para mejorar la calidad del servicio que se brinda a los pacientes, para que estos obtengan mejores resultados en su salud, y para mejorar al mismo tiempo la calidad de vida de los profesionales sanitarios.

Nota: Si todavía no descargó el Mapa de Procesos en la Consulta Médica, encontrará el formulario para descargarlo sin costo al final de otra entrada haciendo clic aquí.

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!
Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *