La Resignación en las Empresas. Cuatro Claves para Romper la Inercia

 

Resignación en Personas y en Empresas

La Resignación es un estado de ánimo en el que las personas “nos dejamos vivir”, en la profunda convicción de que nada puede cambiar, de que no queda otra cosa que aceptar cualquier circunstancia como inevitable e inmodificable. La Resignación es inercia, es darse por vencido. No en vano Balzac la llamaba “el suicidio cotidiano”.

Como la Resignación nos conduce a la pasividad, a la inacción y a la rutina extrema (aunque duela), seguimos haciendo las mismas cosas que hacemos siempre y de la misma manera. Por lo tanto, los resultados que obtenemos son los mismos de siempre o peores, lo cual, a su vez, refuerza el estado de ánimo resignado.

De la misma forma que sucede con las personas, las organizaciones también pueden estar marcadas por la Resignación. La empresa resignada primero se estanca, no crece y luego de un tiempo más o menos variable, perece, a menos que, a alguien se le ocurra hacer algo diferente, es decir: cambiar, romper la inercia.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!