Procesos mentales en la consulta médica: mediciones y mejora continua

 

El médico y el paciente ingresan a la consulta con su físico, con sus emociones y también con sus pensamientos.  Una vez dentro, procuran expresarse y escucharse de la mejor manera posible para que, al salir, el resultado de su interacción sea favorable para la salud del enfermo y para el bienestar de ambos.

Auscultation_of_a_women

Tanto el desarrollo de la consulta médica y sus procesos como el resultado final de ésta son responsabilidad del profesional que la conduce. Y no basta con ponerle el título de “atención médica centrada en la persona o en el paciente” si el profesional desconoce cómo influir en los procesos comunicacionales, emocionales, físicos y mentales que se producen en la intimidad de la consulta.

Suponer que el médico piensa un 100% en lo que dice el paciente o en el problema que lo llevó a la consulta es simplemente irreal y carece de sustento, porque tanto para el médico como para cualquier otro mortal de nuestra especie, no es posible anular por completo la conversación interior que cada uno de nosotros lleva consigo siempre. Hablar con uno mismo, esa conversación interior, forma parte del ser humano. Los resultados de la consulta médica dependen en gran medida del volumen y del contenido de esa conversación interior del médico.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Si piensas como riñón, estás perdido.

 

Cuando una persona tiene una hemorragia importante, al riñón le llega un menor flujo de sangre y éste reacciona reteniendo agua y sal. Respuesta obviamente útil frente al cambio de volumen.

Cuando una persona tiene insuficiencia cardiaca, al riñón le llega menor flujo de sangre y éste reacciona reteniendo agua y sal. Respuesta a un “supuesto” cambio de volumen no solo inútil sino inadecuada y perjudicial para el corazón, para los pulmones y para el organismo en su conjunto.

7988192-digital-illustration-of-kidney-in-colour-background-300x187

En las últimas décadas, uno de los protagonistas sin dudas ha sido, y es, el famoso “cambio”. Sabemos que todo cambia, que nada es para siempre, que nadie se baña dos veces en el mismo río, como dijo Heráclito, etc. etc. Sin embargo, a la hora de interpretar esos cambios y de actuar en consecuencia, es necesario ampliar el foco de observación, evaluar un poco más allá de lo supuestamente obvio y evidente: es imprescindible una mirada sistémica, pensar “en grande” y no solo en la pequeñez del entorno cercano. Es necesaria una reflexión profunda.

Si actuamos con la “miopía renal”, respondiendo a los cambios siempre de la misma manera, de acuerdo con nuestros supuestos y creencias, en ocasiones acertaremos y todo irá bien, pero en otras, podemos obtener resultados desfavorables y hasta catastróficos.

Esta es una metáfora “orgánica” colegas para ilustrar la necesidad de revisar en forma periódica nuestros modelos y creencias. Algunos son muy útiles para actuar y movernos en el día a día. Otros son disfuncionales y es preciso revisarlos y modificarlos. En eso radica la flexibilidad indispensable para adaptarnos de manera efectiva a los cambios.

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

¿Qué es una persona empoderada?

timonel

 

Una persona empoderada es aquella que timonea su propio barco, el barco de su vida.

Los términos “empoderado”  o “empoderamiento” son traducciones al español de la palabra original en inglés “empowerment”,  muy utilizada en el ámbito del desarrollo personal y profesional. Veamos específicamente de qué se trata.

 

 

 

 

Una persona empoderada:

• Piensa en forma positiva.
• Elige sus acciones (sin actuar en forma reactiva).
• Actúa en forma efectiva (quiere hacer algo y lo hace)
• Conoce y aprovecha sus recursos y talentos.
• Participa activamente en sus relaciones vinculares (personales, sociales, comunitarias).
• Su mapa del mundo está enriquecido y pleno de posibilidades.
• Respeta las diferencias (No les teme y no necesita imponer “su verdad”).
• Está abierta al aprendizaje y a la reflexión.
• Está comprometida con sus objetivos y metas.
• Elige sus estados de ánimo.
• Es flexible respecto de sus modelos y creencias.
• Tiene una autoestima elevada.
• Organiza sus tiempos.
• Disfruta de los momentos de ocio.
• Vive por “diseño” y no “por default”.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

¿Cómo eliges estar hoy?

 

Todos tenemos días buenos y días no tan buenos. Siempre, desde que nos levantamos, estamos en un “estado de ánimo” determinado y no somos responsables de eso. Simplemente nos sucede. De lo que sí somos responsables es de permanecer en ese estado.

rostros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El trabajo de autoconocerse permite, entre otros beneficios, emprender acciones para modificar nuestro estado de ánimo a voluntad, automotivarnos, y alcanzar una vida más plena y satisfactoria.
¿Qué rostro vas a elegir hoy para mirarte en el espejo y para mostrar a los demás? ¿Cómo vas a elegir sentirte hoy?

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!

Dime cómo hablas…

 

Hace tiempo ya que se reconoce que el lenguaje tiene un carácter activo, que es acción, y que crea el mundo en el que vivimos. Antes se pensaba que era pasivo y que las palabras se utilizaban solamente para describir el mundo exterior.

caminante

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En su “Ontología del Lenguaje” dice Rafael Echeverría que “…a través del lenguaje no solo hablamos de las cosas sino que alteramos el curso espontáneo de los acontecimientos.”

Por ejemplo, al proponerle algo a alguien, al decirle “si”, “no” o “basta” a otra persona, intervenimos en el curso de los acontecimientos y hacemos que las cosas sucedan.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!