Consultas Breves y Sobrecarga laboral

ingresar-spacing

Cuando la lógica lineal incrementa los gastos y baja la productividad y la rentabilidad

ingresar-spacing

 

En los últimos años se ha producido un cambio importante en la organización de los sistemas de salud de la mayoría de los países,

involucrando la calidad de la atención médica como uno de los pilares fundamentales en la prestación de los servicios de salud.[1] El Colegio Médico Americano recomienda incrementar los esfuerzos para mejorar la calidad de atención enfocándose en la preservación de la relación con el paciente. Reconoce que el tiempo dedicado a la consulta es uno de los elementos de mayor calidad en la atención médica y una condición necesaria para el desarrollo de una relación adecuada con los pacientes.[2] La mayoría de los estudios que abordan el tema de la cantidad de tiempo adecuada para una consulta indican que la misma debe oscilar entre 18 y 20 minutos.

En un contexto en el que los salarios son un elemento central en la estructura de costos (Se estima que para un sanatorio o clínica, los salarios representan el 70% del total[3] o más) y en el que la demanda en la atención de salud se ha incrementado en forma notoria (por el aumento de la expectativa de vida y por una población de pacientes cada vez más informados e involucrados en la atención de su salud, entre otros factores)  ha llevado a muchas organizaciones sanitarias a acortar el tiempo de las consultas.

Desde un punto de vista económico-financiero, queda claro que ajustar la variable “tiempo” y la carga de trabajo para responder a la demanda creciente resulta lógico si se lo piensa como una ecuación lineal (obtener el máximo beneficio de las horas de trabajo de los profesionales en la nómina).  Pero a veces, las soluciones que parecen más “lógicas” no lo son tanto si se contemplan otras variables y otros puntos de vista.

Seguir leyendo…

Si le gustó lo que encontró aquí, lo invitamos a que lo comparta!